embarazo
Test de Embarazo Casero

Pruebas de embarazo caseras de antes

Si pensabas que en la antigüedad las mujeres no se preocupaban por sus posibles embarazos, ¡estás totalmente equivocada! ¡Antes también hacían sus propios tests de embarazo caseros! Y para acabar de una vez por todas con este mito, hoy te ofrecemos una gran revelación enseñándote 5 pruebas de embarazo caseras curiosas de la antigüedad que te sorprenderán.

1. La prueba del trigo y la cebada

¡Esta no te dejará para nada indiferente! Ya en el antiguo Egipto las mujeres tenían sus propios métodos para saber si iban a ser madres o no e incluso para saber el sexo del bebé al mismo tiempo que confirmaban el embarazo. Una de las más curiosas es la prueba del trigo y la cebada. El test era muy sencillo: tan solo tenían que orinar sobre trigo y cebada a lo largo de varios días y ver si uno de los dos germinaba, lo que significaría un resultado positivo. Pero, ¡aún hay más! Si era el trigo el que germinaba entonces esperaba una niña y si lo hacía la cebada, un niño. Aunque te lo tomes a broma, está comprobado que la orina tiene el potencial de germinar en un 70 %.

2. La cerveza con dátiles

Si te gusta disfrutar de una buena caña en el fin de semana con tus amigos, ¡esta prueba te encantará! Otro curioso test de embarazo casero egipcio consistía en tomar cerveza con dátiles. Si la chica tenía náuseas o vomitaba durante varios días, entonces estaba embarazada.

3. El cerrojo vidente

Otra curiosa forma de saber si estaban o no encinta era dejar a remojo en un recipiente que contenía la orina de la mujer que tenía sospechas de embarazo un cerrojo de metal. Al cabo de cuatro horas, había que desechar la orina y observar si el cerrojo dejaba marcas o no. En caso de que las dejara, se confirmaba un resultado positivo.

4. La prueba del vino

Esta prueba usada en la época medieval era apta únicamente para observadores, hasta el punto de declararse casi como «profetas» a una serie de hombres capaces de confirmar o desmentir un posible embarazo prestando atención únicamente al color de la orina mezclada con vino u otros líquidos. En el caso del vino, por ejemplo, si la orina mantenía su color claro, el resultado era negativo.

5. La cebolla y el aliento

Otra prueba sorprendente era la de la cebolla que utilizaban los griegos. Esta consistía en introducir una cebolla dentro de la vagina durante la noche y observar el aliento de la chica con sospechas al día siguiente. Si le olía a cebolla, entonces el resultado era negativo. En la antigua Grecia creían que si una mujer estaba embarazada, el vientre se cerraba.

¿Qué otras pruebas de embarazo caseras antiguas curiosas conoces? ¡Compártelas con nosotras!

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.